Y ¿quién es mi prójimo?

Queremos ser un lugar de encuentro y acogida donde poder compartir los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de todos.

Y ¿quién es mi prójimo?

fotodeprimo1.jpg

Recuerda que un día consolaste, curaste, tuviste tiempo para entregarlo a alguien, y tu vida se iluminó y en tu corazón sonó música.


Hemos oído muchas veces la parábola del Buen samaritano; hoy la podemos escuchar como un fresco restaurado en nuestro interior. Ya profetizó Jeremías: “pondré mi ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré”. En consonancia con la primera lectura de hoy: “El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo”.

Para escuchar me pregunto sinceramente: “¿Quién es mi prójimo?”. Pienso en los que viven conmigo, bajo el mismo techo; en los que conozco porque son vecinos, compañeros de trabajo, amigos… Jesús nos acerca al que está herido en el camino y pasa de la teología a la acción. Es el proceso del amor cristiano: ver, acercarse, consolar, levantar, curar, llevar a una posada y asumir el coste económico. ¿Dónde se me rompe la cadena del amor fraterno? ¿No veo porque me falta fe? ¿Me falta fe porque carezco de esperanza y caridad? Recuerda que un día consolaste, curaste, tuviste tiempo para entregarlo a alguien y tu vida se iluminó y en tu corazón sonó música… ¿por qué no vives habitualmente como buen samaritano?

No vale la excusa de que tú al herido no le has obligado a drogarse, a ser ladrón o a juntarse con malas compañías: ¿qué hubiera sido de ti si el Padre se hubiera comportado con esos criterios? Todos somos hijos pródigos y estamos llamados a ser como el Padre bueno o como el buen samaritano. Jesús es modelo -no ha venido a llamar a los justos sino a los pecadores “haciendo la paz por la sangre de su cruz”- y es Maestro: “anda y haz tú lo mismo”.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

fotodeprimo1.jpg

Si quieres conocer la historia que hay detrás de esta foto, pincha aquí.