Categoría: Tu siervo escucha

Queremos ser un lugar de encuentro y acogida donde poder compartir los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de todos.

“¿Qué hombre conoce el designio de Dios?”

El propósito de conocer a Dios exige dos condiciones: una verdadera ascesis y acoger la Sabiduría que procede de Dios.

Dichoso tú porque no pueden pagarte

Si miro sólo el sufrimiento de tantas víctimas me paralizo, ¿de qué sirve lo que pueda hacer yo?

“Señor, ¿serán pocos los que se salven?”

No digamos a Dios: “somos los más dignos”; digámosle de corazón: “te necesitamos más que nadie”.

HE VENIDO A PRENDER FUEGO EN EL MUNDO

Una neutralidad que no toma partido por el Proyecto de Dios nos hace cómplices de la injusticia.

VIGILANTES, DESPIERTOS

Escucha los latidos del Reino que alienta Jesús y ponte en camino, aunque el viento es contrario. Él camina con nosotros.

“Insensato… lo que has acumulado ¿de quién será?”

Que podamos decir: “No tengo oro ni plata, pero traigo a Jesucristo”.

PADRE

La vida de Jesús es una oración contínua, una ofrenda a la voluntad del Padre, hasta morir en la Cruz.

María ha escogido la parte mejor

¿Quién nos educa para escuchar tu Palabra? ¿Quién nos enseña a ponernos a tus pies?

Y ¿quién es mi prójimo?

Recuerda que un día consolaste, curaste, tuviste tiempo para entregarlo a alguien, y tu vida se iluminó y en tu corazón sonó música.

¡Poneos en camino!

La palabra de Dios no es indiferente cuando llega, sino provocativa: ¿soy luz o tiniebla?